Comercial 901 210 810

El renting de Alfa Romeo

Alfa Romeo es una de las firmas automovilísticas con más historia y tradición entre las marcas del sector. El diseño unido a las altas prestaciones siempre ha sido su sello de identidad. Son innumerables los ejemplos de éxito que sustentan esta definición. El mayor estandarte es el Alfa Romeo Tipo 33.

La actual Alfa Romeo nace después de la primera Guerra Mundial, como reflejo de la asociación de los Anonima Lombarda Fabbrica Automobili (A.L.F.A) con la Società Anonima Nicola Romeo. Su primer modelo como tal es el 20-30 HP, aunque el éxito y el reconocimiento lo consiguió gracias al sofisticado Alfa Romeo RL.

Los Alfa Romeo son símbolo de competición desde su inicio, y competición significa Fórmula 1. Desde 1923 llevan los milaneses en el mundo de las carreras, y de ahí viene su asociación con Ferrari. Hay que recordar que esta tradición continúa a día de hoy con su vuelta a los circuitos tras la compra de la escudería Sauber.

El periodo de entreguerras es, sin duda, el tiempo en el que la marca tuvo una mejor salud. Tanto sus modelos de calle como los de competición fueron un rotundo éxito, con modelos tan prestigiosos como el 6-C y 8-C originales.

Los años 30 se conocen por la revolución de la aerodinámica, en el que los vehículos de carreras fueron los máximos beneficiados. En esta etapa nació la apasionada y conocida lucha de los italianos contra las flechas doradas de Mercedes y Auto Union.

La segunda guerra mundial paró en seco al sector del automóvil, cuyas fábricas se pusieron al servicio del conflicto. Ya en los 50, Alfa Romeo introdujo un nuevo concepto a su gama de producto, el de las berlinas familiares prestacionales. Su buque insignia, el Alfa 1900.

Poco después llegaría un nombre de sobra reconocido y reconocible: Giulietta. Esta denominación, que se ha recuperado para la gama actual, es el apellido de un coche de éxito que se construyó entre 1955 y 1965. Contó con versiones especialmente apreciadas a día de hoy como son los Sprint o Spider. Su sucesor, el Giulia, también trae buenos recuerdos a los aficionados de los clásicos actuales, modelo que a día de hoy la marca italiana ha recuperado y que se ha convertido en el buque insignia de la misma junto al SUV Stelvio.

IsBusy