Comercial 901 210 810

El renting de Citröen

El fabricante francés siempre ha destacado por ser atrevido en sus creaciones. Citroën suele arriesgar tanto en el apartado técnico como también en el que respecta al diseño. El ejemplo más representativo es el Citroën DS, comúnmente conocido como Tiburón.

La marca fue fundada por André Citroën en 1919 y su logo siempre ha sido el de los dos chevrones, que salen de los engranajes dentados inventados por él mismo para los vehículos más prestacionales.

Hablar de Citroën es hablar de aventura, diseños curiosos a la vez que funcionales y la apuesta por la innovación técnica. Su sello destacado en progreso mecánico es, sin lugar dudas, la suspensión hidroneumática. Fue estrenada por el DS, y de ahí, utilizada en las berlinas de la marca hasta el C5. 

La historia de la marca de los chevrones se tiene que contar a través de sus modelos. Del Traction Avant y su tracción delantera se pasó al 2 CV y sus derivados como el simple y capaz Mehari. Más adelante siguieron llegando modelos míticos como el CX, GS, BX, ZX o el Xantia, entre otros, con su récord en la prueba del alce aún vigente. 

A partir de 1976 unió sus caminos con el grupo PSA, yendo de la mano de Peugeot en el desarrollo de la gama de productos. Esta unión se mantiene a día de hoy, sinergia que recientemente se ha hecho más grande con la inclusión de Opel. 

De la gama actual, hay que destacar en positivo el buen nivel de ventas y el carácter familiar de toda la serie Picasso, uno de los pocos monovolúmenes que no ha sucumbido aún a la imparable preferencia por la gama SUV.

Por último, destacar el papel de Citroën en la competición. Siempre ha sido una marca con gusto por los rallyes, cosechando éxitos tanto en el WRC como en el Dakar. Los vehículos más ilustres en estas competiciones son las versiones creadas para competir del ZX, Xsara o C4.

IsBusy